Bajo confusión

(Symphony 4º: Tchaikovsky )

Confundimos lo secundario con lo prioritario. Así lo realmente importante se pierde en las profundidades de la superficialidad haciendo de la existencia un conjunto de  movimientos circulares, respiraciones atropelladas, miradas ciegas y palabras vacías.

No debe haber confusión en que estamos confundidos por el interés de que vivamos sumergidos en la más profunda confusión por razones inconfundiblemente sospechosas.

Confundimos la sangre inocente con el vino derramado, pues no le damos la importancia suficiente a que lo más trascendente de la existencia, que es la vida, se pierda por los caminos de las tragedias más injustas.

Confundimos la justicia con la ley, cuando la justicia poco tiene que ver con constituciones y normas que cambian cada pocas primaveras que al fin y al cabo cambian con algo tan vulgar como es el dinero, que no es comparable con la trascendencia de lo justo en sí.

Confundimos el dinero con el bienestar, cuando no es condición necesaria para tenerla, es más, es la antesala del negocio, madre de la guerra.

Confundimos la guerra con un inconveniente mal menor, cuando en realidad es el fracaso de todo en todos los ámbitos, haciendo del matar, algo obvio.

Confundimos lo obvio con lo impuesto. Así se apaga cualquier posibilidad de progreso, nos hacen normalizar la oscuridad a la vez que nos ocultan la luz con grandes muros.

Confundimos los muros con la seguridad, y lo que se sigue de ese planteamiento  esque lo más seguro sería estar muerto alejado de todo peligro.

Confundimos el peligro con lo diferente, no hay confusión más insensata, pues no conocer lo diferente tiende a empobrecer la vida.

Confundimos la vida con vivir, y cegados por la incomprensión vivimos en un sin vivir como bandera

Confundimos a las banderas con un Dios que parece inocente pero que divide y mata, que enfrenta y convierte a cada hermano en sospechoso, por el hecho de existir. Y el rencor lo llena todo con sangre inocente y lágrimas.

Confundimos las lágrimas con un suero de debilidad, cuando en realidad los que han llorado por la tristeza de lo perdido ayer, por la agonía de no encontrar paz hoy, o por la incertidumbre de que hasta el más fuerte corazón perezca mañana, son los que tienen un camino más puro para poder comprometerse con encontrar la calma tras la tempestad del mundo. Siendo los verdaderos débiles los que nunca han sentido emoción al ver las adversidades y los regalos del mundo, pues han perdido el sentido de apreciar con el corazón.

Confundimos un “te quiero” con el querer, el “yo” con el todo, la democracia con papeletas vacías y cualquier cosa que brilla se confunde con amor.

Confundo el amor con todo y el todo con la nada y a cada segundo sigo perdido por  los nublados caminos de los sentimientos, tropezando con cada latido de un corazón que no sabe porque late.

 

Enrique Medina

 

Anuncios

Ironía

El enamorado dijo: La muerte es irónicamente parecida al amor.

Yo pregunté: ¿La muerte?

El enamorado dijo: Si, la muerte. No se sabe realmente que es ni porque está ahí. Negar su existencia es de necios, restarle importancia es de incautos, aceptarla es de valientes y usarla como arma es de bestias.

Ambas te cortan la respiración y ambas hacen que la vida sea vida.

Mi brevedad trascendente

(Con la fuerza con la que un niño da su primera bocanada de aire)

Perdón si desafino más que acierto, pero me escucho y a veces solo escucho la nada más oscura, escucho mis latidos cojear por los fracasos, noto como muere mi sonrisa más verdadera sustituida por mis muecas de recuerdo por el aquel pasado que me hizo nacer, me miro dentro de los recovecos de mi alma y lo único que veo, es a alguien que puede aprovechar cada bocanada de aire y aun así se asfixia en cada intento de vivir.

Soy aquel que posee lo necesario para salir y aun así solo prueba la amargura de ver los trenes deseados pasar una y otra, y otra vez desde el rincón menos iluminado de la estación. Sin poder mirar a los ojos a aquellos que con lo que pueden permanecen en el recorrido soleado de la vida. Y allí vivo y malvivo entre cien virtudes y buenas personas. Y así envejece el alma en mi mundo.

Por muy bañada en pesimismo que parezca la sensación de envejecer el alma. El que envejezca el alma también conlleva crecer, conlleva aprender, y conlleva soñar lleno de esperanza. Soñar con  cosas más allá de lo supuestamente posible, como aquel niño de la antigua Grecia que soñó con llegar a la luna, y eso le costó la cordura impuesta por los necios… Y es que el límite de los sueños es tan inexistente, que parece que asusta, sin embargo nos engrandece y nos arma ante el imperio de muerte. Pues somos tan libres cuando volamos en nuestro ser que buscamos esa misma libertad en el día a día, y es en esa búsqueda natural de libertad donde quiero seguir envejeciendo  con templanza cada sonrisa y cada pensamiento y amando lo que tengo y esperando la revolución del mañana con la fuerza con la que un niño da su primera bocanada de aire al nacer.

El meta reflejo del ser.

En el preciso instante en el que miras en el espejo de tu propia alma, se reflejan las esencias humanas que nos unen en armónica simbiosis con nuestro ser. Y es en esa esta unión entre las almas individuales y las metas humanas donde nace la persona como columna que sostiene el saber, el saber amar la realidad humanística basada en la pregunta y la duda holística.

[E.Medina]

Hijas del soleado amor.

Serán gélidos  los sentimientos al convertirse en amargura,

los rostros  se deformarán a merced de la muerte,

si escondemos la calidez de lo bello a su suerte,

cabalgaremos violentos caballos hacia el desfiladero de la locura.

En las orquestas enmudecerán instrumentos y notas,

y en ese silencio arderá  todo lo puro que nos queda,

cada pincelada será un borrón áspero sobre maltrecha seda

y los versos tan solo serán palabras vacías y rotas.

 

Cuando se niegan los sentimientos y las verdades,

el odio y sus colaboradores avanzan llenos de maldad y vacios de moral,

esperando poder derribar nuestra humanidad de lo puro hacia lo fatal,

desesperando nuestras esperanzas y oscureciendo las claridades.

 

El amor es negado por  el viento de lo moderno,

sería más lógico negar que el sol alumbre.

Dicen los demasiado cuerdos que es un invento del hombre,

pero son solo tímidas voces intentando derrumbar  un sentimiento eterno.

 

El amor es como el sol coronando el monte,

en horas diurnas da claridad en las obras,

pero el usurero no da luz sin pedir dudas y sombras,

y ya en tiempos nocturnos es solo una estrella más en el horizonte.

 

La revolución nace del amor a la libertad soñada,

la humanidad del amor al diferente,

la fortaleza del amor a vivir con esperanza el presente,

y la vida nace del amor sin que le haga falta más nada.

Solitariamente acompañado

La amistad no es enemiga de la soledad, pues al igual que el horizonte acompaña al sol en un anochecer, la soledad acompaña a la amistad hasta en los momentos más felices. Y es que abrazar la soledad no es estar solo, sino aceptar que para ser un buen amigo necesitas dialogar a veces contigo mismo.

La amistad, es la travesía entusiasmante que siempre empieza y nunca acaba. Pues que difícil es luchar sin unos ojos que te den esperanza, que difícil es aguantar sin un brazo que te abrigue o unos labios que te sonrían haciéndote sentir acompañado en este solitario mundo lleno de amistades que existieron, que nunca fueron, o que nunca acabarán.

Enrique Medina

Unión y lucha

La esperanza de los soñadores es la piedra en la que se sostiene la lucha en la que día a día se crea un mundo nuevo.

Cada persona simboliza sus propios conceptos y le da su respectiva relevancia.

Para mi el arte al igual que la filosofía simbolizan las armas del pueblo para mantener un pensamiento colectivo basado en la unidad. La poesía, la música, la pintura, la arquitectura, la escultura al servicio del progreso y la igualdad, removiendo conciencias y recordando que somos todos un mismo pueblo y que todos debemos luchar por nuestra historia, que nos une, y nuestro futuro,que nos compromete.

La solidaridad es el camino que guía toda lucha justa. La amistad es la bandera universal que mantiene unida la asociación. La libertad es el fin ansiado por los esperanzados y oprimidos, al que hay que llegar con no-violencia para romper las cadenas de la tiranía del odio.

La ley simboliza el intento de limitar nuestra ética a simples normas,de globalizar la moral, quizá un intento necesario para evitar el caos, pero no por ello deja de ser un intento ingenuo de chantaje amenazando la libertad del individuo.

Las guerras y las fronteras simbolizan el fracaso de la humanidad pues soy de los que creen que la naturaleza más básica del ser humano es la de amar.Y cuando llevas al amor a la política se crea un sistema no violento.

La lucha por la justicia es la tarea de los que miran el pasado y continúan la lucha emprendida siglos atrás, haciendo de su vida un testimonio de humanidad en el oscuro presente para llegar al futuro soñado por los oprimidos, los que lloran,los utópicos y los que fueron despojados de su alegría

Caminando siempre con la esperanza del que siente el amor del otro y abandona el odio.